Ruta 40, Ruta del Vino!

En Argentina la Ruta 40 une los extremos norte y sur del país a lo largo de la Cordillera de los Andesen más de 2.400 km. Además de recorrer paisajes y pueblos maravillosos del interior del país, permite conocer a fondo el origen de la mayor parte de nuestra producción vitivinícolay poder degustar los vinos más reconocidos del país.

Los puntos más importantes de producción vitivinícola son atravesados por la famosa Ruta 40. Las provincias con gran producción son: Salta, La Rioja, Mendoza, San Juan, Catamarca, Chubut, Río Negro, Neuquén.

Otros putos importante de producción se salen de la ruta 40, lugares tan importantes como Cafayatey otros pueblos en la provincia de Salta, asimismo la provincia de Córdoba.

Actualmente se experimenta la producción vitivinícola y el cultivo en lugares que tras estudios agrónomos han demostrado poseer las condiciones necesarias para determinadas uvas, por ejemplo en la provincia de Buenos Aires y en la Quebrada de Humahuaca en Jujuy.

Recorrer las bodegas argentinas es un nuevo atractivo turístico, además de degustar exquisitos vinos se pueden recorrer las instalaciones, los viñedos y en muchos casos museos de arte y hasta hospedarse en ellas.
Definitivamente el turismo enólogo tiene poderosos atractivos para todos los sentidos!

Historia de los primeros viñedos en América y Argentina

Los primeros cultivos de vid en América datan desde 1492, inicio de la colonización por parte de las tropas Castellanas y Portuguesas, quienes requerían vino para el consumo cotidiano y la Santa Misa de las Misiones.

El primer intento se dio en el territorio actualmente conocido como “República Dominicana”, luego se asentaron en México y Perú. Dado que las condiciones climáticas eran muy húmedas para que los viñedos subsistieran y la colonia crecía rápidamente, desde Perú se expandió el cultivo a los países limítrofes como Brasil, Chile y Bolivia.

Desde Chile llegaron las primeras vides a Santiago del Estero. Para el año 1561 se registran los primeros viñedos en Mendoza de la mano de ambas fundaciones por parte de Pedro de Castillo primero y luego Juan Jufré.

Unos 30 años después se podían comprar vinos mendocinos en Buenos Aires. En 1739 ya había 120 viñedos en Mendoza, produciendo principalmente Cabernet Sauvignon y PinotNoir.

    

 

Leave a Reply